FORMA E IDENTIDAD

 

Fragmento 3 derecha TIL PVP::330.000€

¿Cómo responde un artista a veces a los elementos cotidianos? ¿Cómo se manifiesta ante ciertas inquietudes que le asaltan sobre su entorno? Álvaro Henríquez siempre se centra en la experiencia de lo cercano para plasmarlo en el lienzo. Al mismo tiempo, intenta investigar en nuevos campos de expresión para dar forma a esas ideas que quiere desarrollar y quizás, el axioma principal que genera el desarrollo de su trabajo es la reivindicación de su cultura más cotidiana. No es de extrañar que a lo largo de toda su producción, el paisaje natural sea el cauce de todos sus esfuerzos. Sus cuadros no son estampas publicitarias sobre los paisajes canarios, son algo mucho más vital, son piezas estratigráficas de ecosistemas, son momentos en que la naturaleza se expresa con fuerza. Álvaro Henríquez es nuestro Humboldt particular, oteador de costas y océanos cercanos, es un naturalista y un humanista, preocupado por ennoblecer parte de su cultura, recogerla y defenderla frente a los estragos del desarrollo moderno. Esta nueva serie esta basada en una anterior denominada Bodegones OGM –Organismos Genéticamente Modificado- del año 2000-01, donde ya daba muestras de su implicación abstracta con el entorno. Aquellas imágenes mostraban el interior de una caja de frutas desde fuera o viceversa, cumpliendo el cometido de jugar con la certeza del espectador. Después de un período paisajístico, hay una renovación en su trayectoria tanto a nivel técnico como a nivel formal, aunque este último aspecto puede tener una doble interpretación. Si anteriormente, Álvaro Henríquez nos deleitaba con esas imágenes arrebatadoras de nuestros bosques desde la perspectiva de una mirada inquieta. Ahora esa identidad siempre presente, se muestra a través de exvotos abstractos, sinónimos de una exaltación de su propia cultura. Ha investigado como hacer hincapié en otros elementos más táctiles y menos aparentes pero que forman parte de una cultura de lo cotidiano. Para ello, ha concebido las formas mediante infografía y en cierta medida, su reivindicación de esos elementos, recuerdan al postulado del pop-art pero reivindicado en emblemas de lo local. El soporte utilizado es el papel y el vinilo sobreimpresionado con técnicas mixtas, aunque la técnica es nueva, los retoques con el pincel son una clara referencia a la intervención en la obra final y en base a esa constancia, encontramos un parangón con el informalismo. Álvaro es una mente en constante ebullición de ideas, pensamientos dispersos pero en un momento determinado, consigue tomar el punto de partida.

Meditando-cuando-llega-el-Espiritu

En el Árbol Tendido, aprendí de su corteza las diferentes huellas del paso del tiempo en ellos,aprendí sus caprichos para darme cuenta del ritmo, aprendí, que sus cambios de estaciones en su corteza, daban la oportunidad para diferentes paletas de colores ,aprendí la vibración en mi brazo cuando pinto su textura,y fue en este momento cuando estaba seguro de lo que me enseñó.

En ese punto de inflexión, arranca un testimonio de su propia existencia mediante la abstracción. Así, se afana por dejar constancia de sus inquietudes, partituras musicales de una vivencia proclive al encanto de sus raíces ¿Quién no recuerda esas hojas de color amarillento con líneas donde se aprendía a escribir las primeras letras para luego crear las palabras? ¿Acaso el pintor quiere invitarnos a rellenar esos huecos vacíos con sus propios recuerdos? ¿Puede que en el fondo sea el comienzo de una carta que se va escribiendo en la mente con la simbología de las imágenes? Lo cierto es que a partir de una sinuosa abstracción, Álvaro va investigando esas objetos recurrentes en sus recuerdos, los va desglosando en geométricas yuxtapuestas o simplemente le sirven como elementos decorativos. En toda esta serie, cabe destacar los colores mucho más planos debido también al desarrollo de esta nueva técnica. Sin embargo, esta nueva paleta tiene que ver también con esa tendencia a buscar el sinónimo de los objetos representados. En algunas imágenes, los colores son muy vivos y chocantes, ya que busca en cierta medida dar carisma a los objetos. En suma, todas estas formas abstractas son elementos emblemáticos de un acervo cultural que están a nuestro alrededor pero a que a veces, pasan inadvertidos y Álvaro Henríquez los descontextualiza para ofrecerlos al espectador. Desde la órbita de la abstracción, esos elementos carecen de significante pero adquieren un nuevo significado, de ahí que la forma sea una constate señal de una identidad cultural.

Marcos Rivero Mentado

 

Imagen slider collages

css.php